Monday, 31 December 2007

si... tú también me esperaras a mí.


Entérate, estos “esperé” y “espero” también tienen un futuro: “esperaré”. No es cosa de la gramática, es mi realidad contigo. Y mientras tú te das cuenta, la vida pasa y me deja experiencias como regalo: puertas laterales q se abren cada vez que tú me cierras la entrada principal, amoríos sin importancia ni nombre ni lugar, pero eso sí, cada vez con un poco de sabiduría más.

Sunday, 30 December 2007

si... tuviera valor

No sé si decirte que quisiera haber aprovechado la oportunidad cuando la tuve. También es verdad que no la aprovechaste tú. ¿Nos estábamos esperando el uno al otro? Lo más triste es que ya no lo recuerdo. Apresurado ha sido el tiempo, que ha volado en un intento por separar nuestros pasos, que no hacen más que volverse a encontrar.

Saturday, 29 December 2007

Respirando por fin


Alguien me señaló el otro día lo admisible y perdonable de mi locura, lo comprensible que era, lo emocional que se siente cuando me da. Esa persona me dijo que lo positivo era que un día podía estar en el punto más álgido de mi delirio, y de repente me podía calmar y volver a dejarme ver como una persona sosegada y sensata. Por supuesto la frase fue más breve, pero estas fueron todas mis conclusiones sobre lo que quería decir.


Monday, 24 December 2007


Y volver a caminar, aunque sea yo sola, por las calles de la ciudad donde nunca deja de llover. Y dejar que las gotas me resbalen por el rostro, y que el viento intente enfriar los surcos que dejan sobre mi piel. Pero el frío viene de dentro, y es más rápido que el propio viento.

Así las lágrimas de lluvia se congelan, y se escarchan los surcos.

Ahora mi ciudad particular ya tiene murallas.

Sunday, 23 December 2007

¿Eres una ciudad?



Dicen que todas las ciudades tienen momentos de tristeza. No importa que sean grandes o pequeñas, pobladas o solitarias, iluminadas u oscuras, floridas o yermas. Todas las ciudades tienen siempre gente de sobra, quiero decir, que tienen más gente de la que sería ideal. También tienen mucha luz artificial, con la que tapan la oscuridad, y zonas verdes y coloridas, construidas a propósito de nada.