Babel

El viaje de vuelta había sido como meterse en un agujero negro, en caso de que ser tragado por un agujero negro fuese como si le succionaran a uno. No le habría extrañado nada que el avión hubiera aterrizado en otro mundo en lugar de en el aeropuerto. Tan rara era la sensación que se había ido instalando en su interior desde que habían despegado. Abandonar un lugar al que uno se ha acabado acostumbrando, para volver al sitio en el que tienes tus raíces, debería ser como una especie de alivio para el alma, ¿no?

Ahora, de pie en medio de su calle, tranquila y silenciosa por ser las cuatro de la tarde, miraba hacia arriba, hacia su ventana, en el tercer piso del edificio que tenía enfrente. Su perro ya sabía que estaba allí, y desde abajo sus ladridos sonaban como si se hubiera vuelto loco. Sonrió quedamente. Tal vez se entendiera mejor con él que con su madre. El viaje desde el aeropuerto había sido deprimente. Su hermana y su madre parecían dos extrañas y su conversación había sido totalmente incomprensible. Como hablar con dos extranjeras. Lo peor era que ellas dos tampoco la habían entendido a ella. Lo único que había salido de sus labios era censura: “no te puedes quedar sola, te da por hacer cosas raras, con lo bien que estabas con lo que tenías aquí, y has tenido que perderlo todo haciendo el tonto”.
Fueron unos “meses de bienvenida” bastante tristes. La misma sensación de ser una extraña en su propia tierra, que había tenido con su madre y su hermana, se repetía cada dos por tres cuando veía a alguien por primera vez después de su regreso. Definitivamente, ya nadie hablaba su idioma.
El final de esta historia fue su vuelta a su antigua jaula, donde según todo el mundo, tan bien estaba, y de donde tuvo que volver a escapar unos meses después. Pero lo importante no es el final, sino la conclusión de la historia, que no es lo mismo. Antes de su voluntario encierro, volvió a coger un avión para escapar de allí, y llegó al lugar más extraño que hubiera visitado nunca. No había estudiado la lengua del país y era difícil comunicarse, sin embargo lo conseguía. Y allí, esperándole, estaba él. Tampoco hablaban el mismo idioma, pero también se las apañaban para entenderse. Cuando se encontraron, se miraron largamente a los ojos.
‘Te quiero’, dijo ella.
‘As tave myliu’, respondió él.

Comentarios

  1. joo...q xul...mola q acabe ahi el relat...jeje.bsukis nenufar

    ResponderEliminar
  2. Qué lindo suena "As tave myliu"

    ResponderEliminar
  3. Muy buen texto, Altan.

    Hay que ver a qué llamamos hogar, no? Que el alma decida.

    ResponderEliminar
  4. Siempre me encanta leerte...
    No conocía de tu blog (no me dijiste nada!) así que, oye, me ha alegrado tener otra compañera más por aquí.
    Hace mucho que yo no escribo nada en los míos, la verdad...

    Besicos, mariposilla ansiosa :*

    ResponderEliminar
  5. Los tengo abandonados, sí...
    lo fui dejando poco a poco porque no tenía tiempo, y luego ya pasé de escribir al... al aire básicamente xd.

    Pero de vez en cuando los miro cuando me viene la inspiración, lo que pasa es que en ese caso escribo en el flog o en una simple hoja que me guardo pa mí pa siempre.

    Además, estaba buscando qué hacer con el segundo blog que me hice, sería más o menos con el mismo formato, pero cambiándole algunas cosas, no me resulta demasiado interesante tal y como está...

    Igual escribo algo aquí (a veces escribo lo mismo que en flog en el blog... xD).

    :******

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado el texto, la frase final me encanta ;-)
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Sos una deslenguada!!!
    ;D...
    Psss... yo cuando era más peque era más "correcta", aunque bueno, mentiría si dijera que era una alma pura de las Carmelitas, la verdad.
    ¿Ahora? Ahora me paso todo por el forro de los cojones!! (¿Se puede decir cojones?). Lo cierto es que cada vez me importan menos las mentalidades ajenas y los pensamientos ajenos... de una manera alarmante xDD.

    Y sí!
    ese escrito -ambos, en realidad- los había ya subido a otras de mis partes ;D
    al flog, pero bueno, quería ponerlos por aquí por aquello del copyright..
    por cierto, vi una página para publicar cosas, lo que pasa que aún no me fío porque es muy nueva, lo que pasa que lo que ofrecen parece demasiado bueno..
    échale un vistazo si quieres, me acordé de ti tunovela.es
    :D

    Joder, cómo me enrollo.........
    te quejarás de mensaje!

    :**

    ResponderEliminar
  8. Qué duro resulta el que la propia familia la hagan sentirse a una extraña a su lado, y que luego llegue otra persona que ni lleva nuestra sangre, ni sabe apenas nada de nuestro pasado, y lo que llevamos dentro, y se enamore de ti, y se convierta en aquella persona que sí es parte de ti, y que sí realmente se molesta en conocer, saber, lo que bulle, lo que se gesta, dentro de ti.
    Me alegro, sonó precioso el final, y la verdad es que el relato me recordó a la película de Benito Zambrano, obra maestra, Solas... demasiada soledad entre compañía, que siempre suele ser la soledad mas dura de llevar.
    Un besazo fuerte¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El día del humor, digo, del dragón. Sí, El día del dragón

What do you want to be? (When you grow up and now)

La tristeza lleva una b