Friday, 28 March 2008

Luar na Lubre, Chove en Santiago



La definición misma de la belleza

Y me envenenan los besos que voy dando

Esto se lo debo a la única persona en el mundo que sabe leerme como a un libro abierto, la única que sabe de antemano qué voy a sentir por las cosas que me pasan, antes de que yo sepa que me van a pasar. Es mi mejor amiga, es esa que me dice frases que me llegan al alma, es esa que me recomienda las canciones, las películas y los libros que más me pueden ayudar según mi estado de ánimo. Es esa que mejor sabe batallar con mis demonios, y sigue pensando que soy una dulzura. Es esa que me ve equivocarme una y otra vez, y sigue pensando que soy la mejor.

Saturday, 22 March 2008

Un mundo irreal

Súbitamente Aurora abrió los ojos. Miró a su alrededor, y se vio rodeada de una blancura casi hipoalergénica. Sin duda, aquella era una habitación de hospital, aunque desconocía qué eran muchos de los instrumentos que se encontraban apostados junto a su cama. Intentó incorporarse para ver mejor el micromundo donde se hallaba, pero descubrió que había olvidado cómo hacerlo. Un poco agobiada, desistió de su empeño con un suspiro.
Fue entonces cuando la voz que le había estado hablando en sueños volvió.


Despierta. Despierta. Sólo así podrás volver al lugar donde perteneces.

Thursday, 20 March 2008

Bienvenidos al otro lado de mi ser

Prefiero no mirar. Prefiero no mirar porque temo con lo que puedo encontrarme. Los días se suceden y nadie me conoce. Hasta yo tengo miedo de mí misma. Soy un hada, soy una princesa, soy una flor. Soy blanca, soy rosa, puedo llegar a ser el arco iris multicolor. Tengo la forma que tú me quieras dar. Me amoldo a todos, por intolerante no me juzgarán.

Tuesday, 11 March 2008

¿Qué necesitas para escribir?

"Un escritor necesita tres cosas: la experiencia, la observación y la imaginación; pero dos de ellas, incluso una sola, puede cubrir la ausencia de las otras".

William Faulkner

Y que esto lo dijera Faulkner, él que poseía las tres...
Os recomiendo A Rose for Emily, o lo que es lo mismo, una Rosa para Emilia






Raymond Queneau decía:
Coge una palabra, coge dos.
Ponlas a cocer como si fuesen huevos.
Coge un poquito de sentido
y a continuación un gran trozo de inocencia.
Calienta a fuego lento,
al fuego lento de la técnica.
Echa la salsa enigmática.
Sazona con algunas estrellas,
un poco de pimienta y arría las velas.
¿Adónde quieres llegar?
A escribir.
¿De verdad? ¿A escribir?

Monday, 10 March 2008

¿No apto para personas sensibles?

Dicen que los estados febriles extremos pueden llevar al delirio al hombre más cuerdo de la tierra. También dicen que si estos ocurren durante la inconsciencia del sueño, pueden conducirle directamente ante su subconsciente. Lo que este le muestra en estos casos ya depende: la mayoría de las veces, como en los sueños normales, se muestran los miedos y temores. Sin embargo, teniendo en cuenta que la mente se encuentra más vulnerable debido a la fiebre, cuando esto ocurre, el hombre tiende a ver las cosas más horrendas, y los monstruos más terroríficos toman forma ante él.

Friday, 7 March 2008

"La palabra humana es como un caldero cascado en el que tocamos melodías para hacer bailar a los osos, cuando lo que nos gustaría es conmover a las estrellas con su son".Gustave Flaubert












¿No os ha ocurrido nunca que, queriendo decir algo significativo, lo único que os ha salido es un texto desafinado y desentonado? Eso es lo que yo llamo una mala idea... tan válida como las demás, ¿por qué no? De ellas se aprende y se progresa mucho más. Como con los errores de la vida cotidiana.

Saturday, 1 March 2008

¿Un día de desparpajo?

"Quien afirma que la luz del sol proporciona alegría nunca ha bailado bajo la lluvia". Anónimo.



El pobre Nico había tenido un día de perros, si es que un niño podía alguna vez tener un día así.
Por la mañana, en clase, le habían amonestado varias veces por estar distraído pensando en sus cosas. Por supuesto, como a una profesora no le contestaba nadie, se había tenido que callar. Después, Sarita le había dicho que ya no quería seguir siendo más su novia del patio de recreo, y él se había quedado sin saber qué decir. A la salida del colegio, un chico mayor le había dado un pelotazo en el estómago sin pedirle siquiera disculpas. Claro, como era uno de los niños grandes, no podía pegarle, como le hubiese gustado hacer.